Foto frontal del Ferrari GTB

Preparación Ferrari GTB Altaya

Aquí os traigo la primera preparación a parte de los vídeos del canal. La del Ferrari 308 GTB de Altaya en la edición “Rally Míticos“, de hace ya unos años.

Antes de meternos en faena, vamos a hacer unos cambios básicos. Lo primero que vamos a hacer es abrirlo retirando los dos tornillos que trae, tanto el de delante como el de detrás. Ahora, con el acceso ya al interior del coche, vamos a retirar ambos ejes y a los ejes, vamos a quitar los neumáticos que trae de serie éste modelo. También vamos a retirar los cables que van del motor a la guía, ya que suelen ser bastante duros y la guía no gira suavemente. Eso sí, guarda los tetones que van a la guía ?.

También hay que asegurarse de que no hay ninguna llanta floja. En caso de que la haya, ponemos un poco de cianoacrilato para evitar que se salga cuando estemos rodando. Pero esto de pegarlas, dejadlo para cuando toquemos el tren trasero ?. Además, comprobaremos que ni el eje ni ninguna de las llantas estén dobladas. Si no sabéis cómo, en éste vídeo os lo explico.

Si el coche está usado, aprovechamos para limpiarlo por dentro antes de meternos en faena. Para ello usaremos una brocha, y si veis que la corona y el piñón también tienen suciedad, con un cepillo de dientes quedarán perfectos. Si tienes alguna duda respecto al uso, del piñón y la corona, tienes una explicación en los capítulos 5/1, 5/2 y 5/3 de mi canal.

Además, para acabar, también retiraremos el motor.

Motor y tracción
Chasis montado

Comencemos el trabajo

Ya con el chasis limpio y todo desmontado, vamos a cortar dos trozos de cable de una medida parecida a los antiguos, tomando éstos como referencia. Los soldamos al motor en el emplazamiento de los viejos y antes de colocar el motor en su sitio. Para evitar que éste se mueva en su emplazamiento, colocamos “plasto” (la cinta adhesiva que veis en la imagen) alrededor del motor por la parte que no pega, pasando los dos extremos por el hueco del chasis. Una vez hecho esto, encajamos el motor en su lugar. Le damos la vuelta al chasis y tirando de ambos extremos de la cinta adhesiva, los adherimos al chasis, haciendo que el motor quede totalmente fijado.

Colocación de los cables y subir el eje delantero

Ahora vamos a comenzar con el “trabajo duro”. Pare empezar vamos a colocar los cables como se ve en la imagen superior, colocando los tetones de latón en la parte final de los cables (cuida que sean igual de largos) y encajándolos en la guía. Si ves necesario reemplazar las trencillas, hazlo.

Ahora vamos a usar algo de pegamento y vamos a adherir los cables al chasis, como puedes ver en la imagen superior. Ciertamente tenía pensado pasarlos por los huecos de esos tubitos. Pero ahora te explicaré el motivo del “cambio” de opinión.

Eje delantero

Una vez hayamos verificado lo mencionado unos párrafos más arriba, vamos a colocar unos neumáticos de perfil bajo y “cero grip” (sin agarre). Si no tienes, además de poder comprarlos en tiendas especializadas de slot, puedes usar tubo termo retráctil en sustitución. Luego, vamos al kiosco más cercano, compramos un Chupachups (no, no me sponsorizan ?) y cortamos dos trozos de medio centímetro. Éstos los pegamos en el chasis justo debajo de la posición del eje para que éste quede levantado.

También comprobamos si el eje delantero tiene movimiento de lado a lado. Si lo tiene, este podría acarrear problemas, así que para evitarlo, cortamos un par de trozos de la medida que nos pida. En mi caso son dos trozos de 1mm aproximadamente. Los colocamos y comprobamos que las ruedas giren libremente. Ve probando hasta conseguirlo.

Arriba comento que iba a meter los cables por los orificios del palo de Chupachups para ordenar los cables, pero no me di cuenta que corté la punta dónde se encuentra el caramelo y uno de los trozos estaba obstruido ?, por eso el cambio de idea respecto a la posición de los cables.

Vista cenital relación

Afinar la tracción y elección de neumáticos

Los chasis reproducidos por Altaya vienen con un pequeño defecto. La distancia entre el eje trasero y el alojamiento del motor vienen demasiado separados. Si observamos la imagen superior izquierda a estas líneas, el eje del motor apenas entra en el alma de la corona, pudiendo acarrear problemas de engranaje, y en el futuro, desgaste prematuro e irregular de la corona y el piñón. Para solucionar esto, vamos a ajustar la el eje trasero presionando de forma que los dientes de la corona tengan un bueno contacto con el piñón. De todas formas, debemos evitar que esté muy apretado, ya que hará que nuestro coche no funcione correctamente y al motor le cueste moverlo. Una vez realizada esta acción, medimos la distancia entre la corona y el cojinete y volvemos a por nuestro palo de Chupachups para cortar un trozo aproximado de esa medida. Retiramos la llanta o rines, si eres latino, e introducimos el palo de Chupachups y luego el cojinete. Probamos y si es demasiado largo, con una lija vamos ajustando la medida hasta que quede un movimiento suave entre corona y piñón. Es preferible poner unas arandelas a ambos lados de nuestro palo de Chupachups, pero no es obligatorio, así que si no tienes no te preocupes. Luego ponemos aceite sobre el eje junto a los cojinetes para que este sea “absorbido” por el mismo, también entre la corona y piñón y en los cojinetes del eje del motor y giramos a mano el eje trasero para que todo se reparta. También y con mucho cuidado, podéis pegar los cojinetes al soporte con cianoacrilato. Yo no lo hice dado que a mi me queda la unión bastante fuerte, pero es una opción a mencionar.

Para acabar, me tocó hacer la elección de neumáticos ya que quiero sacar el máximo rendimiento a mi Ferrari 308 GTB. Así que descarté los que traía de serie y probando llegué a la conclusión de que los Slot.it F22 eran los mejores ya que tienen algo menos de agarre que los Scaleauto 4035 ya que yo lo usaré en pista Ninco. Si vosotros lo usáis en pista Scalextric, igual os viene mejor los Scaleauto.

Vista interior de la carrocería

Revisión de la carrocería

Para finalizar, echaremos un ojo a la carrocería y comprobaremos que todo esté bien fijado y no haya ningún tipo de vibración. Hay que tener esto muy en cuenta, ya que las vibraciones pueden hacer que nuestro coche bote en algunos casos, provocando incluso salidas inesperadas y que no detectemos que es por esto.

Así que usamos algún pegamento para plástico. Nada de cianoacrilato, ya que los vapores de éste podrían provocar las marcas tan feas que deja en las lunas del coche.

Basculación... o no

Pues ya hemos acabado. Así que ponemos la carrocería sobre el chasis y cerramos el coche.

Añadir, que hice pruebas usando tornillos autobasculantes, pero el rendimiento de este modelo no variaba como cuando estaba cerrado al completo con sus tornillos originales, y pese a que en una de las fotos podéis ver que los tornillos no son los suyos, al final acabé poniéndoselos.

Aquí os dejo el resultado a modo de fotos.

Nota: si queréis saber más al respecto de la basculación, podéis hacerlo viendo este vídeo.

Vista ladeada frontal del GTB
Vista ladeada trasera del GTB